miércoles, 1 de febrero de 2017

Lecturas de enero de 2017



"Un buen libro es la preciosa savia del alma de un maestro, embalsamada y atesorada intencionadamente para una vida más allá de la vida."

Con esta preciosa cita de "La librería" de Penelope Fitzgerald comienzo la tarea de revisar mis lecturas del mes de enero y, más difícil todavía, hacer un ranking de las mismas. Nunca he sido muy dada a hacer ránkings, ¡me resulta tan difícil! Todos los libros que he leído me han aportado algo; con algunos he tenido la sensación de que no los he leído en el momento correcto y que por eso han pasado de refilón y sin dejar una huella profunda, como el caminar de una pulga. Pero con otros me he reconciliado con la vida, me he sentido acompañada, comprendida, conectada. ¡Ay el momento! Es tan importante ese momento. No en vano, los libros son como las personas: la empatía, la simpatía, el desagrado... no son términos objetivos sino que dependen de un complejo conglomerado de circunstancias, contextos, coyunturas, pasados, presentes y expectativas de futuros. Todo tan complicado... ¿o somos nosotros quienes lo hacemos complicado?

Y después de este preámbulo, allá va:



Una historia de superación y de lucha; un fresco de la historia afroamericana del siglo XX; un relato con el que reír y llorar sin caer en el sentimentalismo fácil. "Uno de los libros de mi vida". Un libro que deja huellas de dinosaurio, que releeré, que recomendaré y que regalaré hasta la saciedad. Simplemente, inolvidable.

  

Llevaba años deseando leer a esta autora y por fin conseguí un ejemplar de "El aliento del cielo", que comprende los Cuentos Completos y tres relatos. He decidido reseñarlos y clasificarlos por separado porque cada uno tiene un aliento propio. Carson McCullers es una maestra de la narración que ahonda en las profundidades del alma y nada en las aguas de las imágenes literarias con una fluidez abrumadora. Otra autora no sólo inolvidable sino imprescindible.


¿Qué puedo decir de Atwood que no se sepa ya? La autora dijo en su discurso del Premio Príncipe de Asturias: "La creación artística es un síntoma de nuestra humanidad: todo ser humano es intrínsecamente creativo, como tan bien demuestran niñas y niños". Pero ella lleva esa creación artística a su punto álgido, a la cúspide de los ocho miles, yendo más allá al sumarle la reivindicación social, el compromiso político y su lucha feminista. Quien ya la haya leído sabe de lo que hablo; quien no la haya leído... ¿a qué está esperando?
  
 


Una de las voces más aclamadas de la narrativa contemporánea, si bien en nuestro país no se la ha conocido hasta ahora. No os voy a engañar, en uno de esos libros "raros", "extraños", "diferentes", que levantan tanto elogios como objeciones; un libro tan "personal" y experimental que según el momento en el que te encuentres conectarás con la autora o no. Eso sí, como conectes... vas a querer seguir leyendo más cosas de ella.



Relato recogido en "El aliento del cielo" que sobrecoge por su violencia y su ambiente claustrofóbico, por la soledad de sus personajes. Todo un símbolo en el que la autora tiene la osadía de cuestionar dos de las grandes instituciones sociales: el matrimonio y el ejército. Maravilloso. En la versión cinematográfica dirigida por John Huston actuaron Marlon Brando y Elisabeth Taylor. No os digo más. 



Un libro triste... muy bello, delicioso de leer, pero muy triste. Así que si te apetece leer algo alegre o esperanzador reserva este libro para otro momento. Eso sí, busca el momento. Merece la pena. Es la historia de un sueño de madurez que consigue hacerse realidad: abrir una biblioteca en un pequeño pueblo. Pero habrá fuerzas que se opongan y la lucha será encarnizada.



7. Cómo dejar de escribir. Esther García Llovet.

Regalo de Reyes de mi marido, quien se decidió a comprármelo porque dijeron de él en la radio que era un libro "raro" y que la "autora necesitaba ser amadrinada", pues era una gran desconocida a pesar de su talento. Yo estoy dispuesta a amadrinarla. García Llovet es bestial. Bebe de la fuente de Bolaño pero en una versión minimalista del mismo, lo que le otorga una personalidad propia. Os dejo aquí una de sus frases para que os hagáis una idea: «Échate a la calle, sal ahí fuera y diviérte aunque sólo encuentres miseria y vuelvas lleno de asco o de pena. La pena puede ser divertida también».


De los tres relatos contenidos en "El aliento del cielo" fue el que menos me gustó, lo que no significa que no me gustase, ¡en absoluto! McCullers despliega aquí todo su talento de forma exponencial aunque, en mi modesta opinión, el ritmo resulta en ocasiones tan lento que más que un jazz parece una marcha fúnebre. Aún así es brillante en muchísimos aspectos. La historia de una transformación, de un proceso de madurez intelectual y emocional, del paso de niña a mujer, de frágil oruga a bella mariposa, ese es el leit mótiv de este relato, el que más tiempo tardó la autora en terminar.

9. Cuentos completos. Carson McCullers.

Imprescindibles para ahondar en el estilo sureño gótico (como algunos lo llaman) de McCullers. Pasito a pasito vamos descubriendo en ellos los temas de su narrativa: la soledad, la desesperación, la frustración, el alcoholismo, la incertidumbre, la violencia en las relaciones, la dependendencia, los tríos amorosos... pero sobre todo, el abandono, el miedo al abandono incluso antes de que éste suceda. Una preocupación y también una ocupación. 


Que esté tan abajo en la clasificación puede dar una impresión errónea sobre mi relación con este libro. No sólo me sorprendió por la prosa cuidada, que no recargada, y por ese fluir tranquilo con el que íbamos conociendo a los personajes mientras la tensión por ese encuentro va subiendo de volumen en nuestro interior, sino que seguiré leyendo más cosas de este autor que me pareció excelente. Sin embargo, hay un factor determinante: no le dio voz al resto de los personajes que actúan más como un atrezzo que como un coro vocal, objetos decorativos, pues todo el peso recae en el narrador-protagonista, y eso, me decepcionó porque quería saber más, necesitaba saber más...


Lo siento. Sé que habrá quien no me perdone que coloque en la última posición a la maravillosa Edna O´Brien pero hay que tener en cuenta dos factores que han resultado determinantes en mi clasificación: el primero, que la competencia de este mes ha sido dura (recordad los primeros puestos, uf, muy, muy dura); el segundo, que yo, seducida por la trilogía de «las chicas de campo», por ese hilo argumental tan coherente y novedoso, tan reivindicativo y sincero, me he sentido decepcionada por esta novela en la que no me abandonaba la sensación de que Edna O´Brien, queriendo hablar de todo (genocidios, movimientos migratorios intracontinentales e intercontinentales, maternidad, rutina matrimonial, pasión irracional...) al final no ha profundizado en nada. Quizás no era el momento...

2 comentarios:

  1. Madre mía, ¡menudo nivel! La Librería es un eterno pendiente, a ver si este año lo puedo disfrutar y tus reseñas de McMullers me han requeteconvencido para que la lea este año. A ver con qué nos deleitas en febrero. Enhorabuena por trasmitir tanto sobre cada libro en tan pocas líneas, eso sí que es talento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, ¡muchísimas gracias! La verdad es que enero ha sido un mes muy fructífero. La librería es más que recomendable y McCullers, en fin, creo que es un "must" de los amantes de los libros ;-) Ya me irás contando... :**

      Eliminar

¿Te apetece colaborar?